Vacaciones con mi hermana

porno 29 de enero de 2008 2 Comentarios

Llegué de casualidad a esta página y después de leer un par de historias encontré una que me hizo recordar algo que sucedió hace muchos años. Es una historia que nunca pude contar a nadie. Aprovecho este lugar para compartirla.

Mi hermana Ana y yo siempre fuimos muy amigos, compartiendo amigos, contándonos nuestros amores y nuestras aventuras. En fin, éramos (y somos) más amigos que hermanos. Cuando yo tenía 20 años y ella 18 nos fuimos a Europa con una mochila al hombro a recorrer varios países. Dormíamos en albergues estudiantiles y a veces en algún hotel barato, siempre compartiendo el cuarto para ahorrar dinero.

Estando en Ibiza comenzó algo que recuerdo con mucho placer. Nos alojamos en un hotel pequeño y al día siguiente fuimos por primera vez a la playa. Nos sorprendió la cantidad de mujeres que hacían topless e inclusivo nudismo total en algunos lugares. Al segundo o tercer día Ana me pregunta: “¿no te molesta si hago topless? Le contesté que no y ella lo hizo. Ana tiene un cuerpo muy lindo, es extremadamente delgada, con piernas largas, unas tetas no muy grandes pero realmente tiene un cuerpo que atrae. Es una mujer que podría haber sido modelo si se lo hubiera propuesto. Viéndola casi totalmente desnuda me provocó una gran excitación.

Alguna vez había tenido fantasías con ella, pero nunca había pasado nada. Esta vez sin embargo sentía que mi verga reaccionaba ante la vista que tenía frente a mí. Esa noche fuimos a una discoteca muy grande que había en la isla y los dos nos pusimos a bailar con otra gente. El lugar era muy divertido y los dos tomamos mucho alcohol. Ana se había empezado a poner muy cariñosa con un español y yo los veía besándose mientras bailaban. Al rato la veo venir hacia mí, pero sin el español. Le pregunté si se quedaba porque yo ya tenía ganas de volver al hotel. Me dijo que no, que ella también se iba porque el español estaba muy drogado y se había puesto un poco pesado.

Tomamos un taxi y volvimos al hotel. Cuando entramos en la habitación Ana se desvistió quedando solamente con una tanga muy pequeña. Entonces me dice: ¿qué te pasa que me estás mirando tan fijamente? Le contesté que no se enojara pero que no era solamente mi hermana sino que era hermosa. Se rió, se acercó a mí, y mientras me daba un beso suave sobre los labios me dijo: “bueno, era hora que apreciaras a la hermanita que tenés”. Aclaro que el beso no fue un beso apasionado sino que solamente había apoyado sus labios sobre los míos. Inmediatamente se dio vuelta y entro al baño. Yo me quedé como loco, estaba excitadísimo y sin saber hasta donde iba a llegar todo eso. Sin pensar mucho lo que estaba haciendo me desnudé completamente, me acosté sobre la cama y esperé que saliera del baño. Estaba con mi verga excitada pero no totalmente dura. Cuando Ana salió del baño me miró, se sentó sobre el borde de la cama y me dijo: “sabías que aunque seas mi hermano estás muy bien”. Lo tomé como una invitación, la tomé del cuerpo, la acerqué a mí y la comencé a besar. Ya no eran besos tímidos sino totalmente apasionados. Ana se separó de mí, me miró y me dijo: “estoy muy caliente, espero no arrepentirme de esto” y acto seguido me comenzó a chupar la pija. Yo ya estaba totalmente excitado y quería comenzar a coger. Me la chupo magistralmente durante unos minutos y entonces le dije: “quiero cogerte”, la di vuelta y después de acariciarla y ver que estaba totalmente mojada me monté sobre ella y empezamos a coger. Ana estaba totalmente excitada, me decía cosas como “cogete a esta putita”, “siempre quise tu verga en mi conchita”, “rompeme toda” y cosas así. Cuando yo ya sentía que iba a acabar le avisé para no echarle la leche adentro pero Ana me dijo: “No, no, por favor seguí, quiero sentir tu leche adentro mío, quiero que acabemos juntos”. Después supe que tomaba la píldora. Yo tenía tal excitación que no tardé en acabar mientras ella también hacía lo mismo. Nos quedamos un rato largo en esa posición mientras yo iba perdiendo mi erección. Nos besamos durante largo tiempo y después nos quedamos dormidos los dos.
Al día siguiente cuando nos despertamos Ana me confesó que desde el primer día que salimos de vacaciones se había propuesto hacer lo que hicimos. Además me enteré, por todo lo que me contó, de lo mucho que disfruta el sexo. Ana me contó de muchas de sus conquistas. Algunos nombres de gente que conocía me sorprendieron. Lo que hizo conmigo lo había hecho con dos primos nuestros que son hermanos entre ellos, pero lo más increíble es que habían cogido todos juntos. Recuerdo que cuando me contó eso yo me puse muy caliente y empezamos a coger de nuevo. De ahí en adelante pasamos unas vacaciones fantásticas, cogiendo todos los días. Después de regresar de las vacaciones yo me fui a vivir solo y Ana venía de vez en cuando para disfrutar conmigo y yo con ella. Un día me dijo que había conocido a alguien especial, con quien finalmente se casó, y que se sentía muy mal por la relación que tenía conmigo, así que dejamos de comportarnos como amantes. Hoy ella está muy feliz con su familia y nunca más volvimos a hacer el amor, pero son recuerdos muy gratos de otros tiempos.

Busquedas

familia a follar relatos , relatos eróticos en vacacione con mi sobrina , cogiendo con mi hermana eelatos eroticos , relatos mi hermana se quedo preñada en vacaciones , real me cojo a mi hermana en vacaciones , relatos eroticos con primas y hermanas , relatos eroticos vacaciones con mi familia , Relatos heroticos de hermanos , relatos nudistas , relatos erotico con mi familia en una playa nudista

Comentarios

  1. omar dice:

    muy buenas historias, de lo mejor

  2. paolo dice:

    me gusto , yo tengo una media hermana y me gustaria tenrla en mi cama