A esta guarra le encanta el sexo, y obviamente su esposo ya no la satisface, asi que el tío decide contratar a un tipo para que le eche un buen polvo a su esposa mientras él la mira, la zorra se moja sólo de ver la polla del tío y se la come como seguramente nunca se la ha comido a su esposo, es toda una puta.



Comentarios

Escribe tu comentario.